jueves, 23 de octubre de 2008

Salva Vidas

La antigua ciencia del origami ha propiciado muchos más inventos de los que imaginamos. Cuando hace unos años la compañía alemana EASi Engineering decidió buscar la manera óptima de empaquetar los airbags de los coches recurrió, contra todo pronóstico, a un experto en papiroflexia: Robert Lang. También fue Lang quien asesoró a los científicos de los Laboratorios Lawrence Livermore (California) para diseñar un telescopio que pudiera ser empaquetado dentro de una lanzadera y desplegarse cómodamente en el espacio. Y así nació Eyeglass. Por su parte, la Agencia Espacial Japonesa (JAXA) utilizó hace años el método de plegado de un paralelogramo de papel para diseñar los paneles solares de la Space Flyer Unit.